Hospital Angeles Tijuana, Office 911

Maternidad tardía – La importancia de saber esperar

Varios son los motivos que llevan a una mujer a retrasar la vida en pareja y, en consecuencia, la maternidad. Esperar un poco más no significa no querer ser madre; significa que, por el momento, hay otras prioridades. Ante este panorama, ¿qué opciones tienen aquellas que apuestan por la maternidad tardía?

Para empezar esta entrada, citaremos algunos datos difundidos el año pasado por el INEGI: en México habitan 31.9 millones de mujeres en edad fértil —de 15 a 49 años—; de éstas, 51.6% usa algún tipo de método anticonceptivo. Además, entre 1960 y 2014 la tasa global de fecundidad descendió de siete a 2.21 hijos por mujer. De acuerdo con el mismo instituto, esta cifras son “consecuencia a un mayor involucramiento de las mujeres en la decisión del uso de métodos de control natal”.

Seguimos con los números: existe un marcado decremento en los matrimonios como práctica; en 2015, la tasa bruta de nupcialidad era de 4.6 matrimonios por cada 1000 habitantes en nuestro país. Esto implica una disminución del 34.3% con respecto del año 2000, cuando existían siete matrimonios por cada 1000 habitantes.

En este contexto, ¿qué lleva a una mujer a optar por la maternidad tardía? No existe una respuesta única. Los motivos incluyen razones profesionales, emocionales y hasta financieras. Es decir, decidir ser madre después de los 40 puede ser reflejo de deseos de superación laboral, estabilidad de la vida en pareja y seguridad económica (ahorros y organización a largo plazo), entre otros.

Se trata de una decisión, en principio, consciente y planeda. Sin embargo, las condiciones físicas (el estado de salud) no son las mismas una vez entrada la cuarta década de edad. Los mejores años para procrear van de los 25 a los 40; luego, el número de óvulos disminuye considerable, así como la calidad de los mismos, imposibilitando el embarazo y, entonces, la maternidad.

De acuerdo con las fuentes consultadas, “en años recientes el porcentaje de mujeres que opta por la maternidad tardía ascendió rotundamente, y es una de las principales causas de la infertilidad en la actualidad”. Para este sector de la población, la ciencia ha desarrollado —y sigue perfeccionando— técnicas que le permitirán convertirse en madres cada vez a edades más avanzadas.

Las principales, y con mayor demanda a nivel mundial, son:

  • Fecundación In Vitro (FIV)
  • Inseminación artificial
  • Vitrificación de ovocitos

Si tú has decidido inclinarte por la maternidad tardía, infórmate, consulta con especialistas y quédate tranquila, estás eligiendo una buen opción. La ciencia sigue trabajando para ti.

No comments yet.

Deja un comentario

WhatsApp chat